Agobio en la plaza Cervantes