La revolución de hierro: La mina